Fotos: Medios internacionales
  • En la cirugía estuvieron alrededor de 100 profesionales en salud. 
Redacción: Bernardo y Arthur Lima, gemelos siamesesllevaban sus casi cuatro años de vida unidos por  parte del cerebro, una vena principal encargada de llevar la sangre de regreso al corazón.
Un caso insólito y con graves riesgos para el cual pocos médicos se aventuraban, tan siquiera, a proponer una solución.
No obstante, el veloz progreso que experimenta la medicina, junto a la colaboración de la tecnología 3D, hace creer, una vez más, en los milagros con base científica; contra todo pronóstico, los dos hermanos han sido separados con éxito en Río de Janeiro, Brasil, el país original de los pequeños.
Los siameses fueron sometidos a 7 intervenciones quirúrgicas: la última requirió más de 27 horas de cirugía y un equipo de más de 100 profesionales de la salud.
La compleja y extenuante operación ha tenido lugar en el Instituto Estatal del Cerebro Paulo Niemeyer, donde los progenitores acudieron incesantemente con el fin de encontrar ayuda y esperanza por el futuro de sus hijos.
Desde su llegada, el equipo médico convirtió a sus nuevos huéspedes en parte de la familia del centro hospitalario. A lo largo de estos cuatro años, los análisis, intervenciones y cirugías se han ido efectuando sin descanso para hallar algún resquicio que diera ocasión de separarlos.
En septiembre de 2019, Bernardo y Arthur se enfrentaron a una primera ‘cirugía del miedo’, donde los médicos buscaban ‘desconectar’ gradualmente la vena del cerebro de uno de los hermanos y, a la vez, darle tiempo al cerebro para recomponer las venas de sus sistema circulatorio.
Con todo, cada paso por el quirófano revelaba un golpe de realidad: cada vez más todo se hacía más difícil, y el tiempo jugaba en su contra.
Tras la situación, en última instancia los médicos decidieron buscar ayuda en Owasi Jeelani, un cirujano afincado en Londres considerado uno de los mayores expertos en el mundo en lo que se refiere a la separación de siamases craneópagos, es decir, siameses unidos por el cráneo.
Jeelani no dudó un instante y se puso a trabajar codo con codo con el doctor Gabriel Mufarrej, jefe de cirugía pediátrica y fue así como, con más de un centenar de médicos, abordaron la operación.
Foto: Medios internacionales
En total, tuvieron que realizar hasta siete cirugías, y solo en los dos procedimientos finales precisaron de un total de 33 horas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí