• Se debe analizar la capacidad de pago, y no dejarse llevar por el impulso o las promociones de temporada

Redacción – Las tarjetas de créditos son armas de doble filo porque pueden ser grandes aliadas o por el contrario enemigas de nuestra economía.

No podés olvidar que se trata de dinero prestado, por lo que se necesita ser precavido para no caer en gastos innecesarios que vayan a desestabilizar las finanzas e, incluso del núcleo familiar.

¿Se puede sacar provecho de la tarjeta? Según los expertos sí es posible siempre y cuando el consumidor sea consciente de sus gastos y del dinero que recibe.

Con el auge del plástico como forma de pago es importante hacer un uso adecuado para que no se convierta en una pesadilla financiera, pues los intereses que se pagan por mes son fugas en el presupuesto, comenta Javier Angulo, director de Finanzas con Propósito.

En su opinión, el consumidor debe analizar su capacidad de pago, y no dejarse llevar por el impulso o las promociones de temporada.

Orden y seguridad

Las tarjetas de crédito son un instrumento de pago muy útil para las personas porque facilita el poder de compra e, incluso a gran escala y evita el riesgo de llevar efectivo.

 No obstante, es importante ser ordenado al usarla, pues se debe pagar lo comprado luego al contado. Los expertos recomiendan adquirir algo inmediatamente después de la fecha de corte, el consumidor tendrá un plazo aproximado de 45 días sin intereses para pagar.

También, hay que aprovechar los beneficios que dan las tarjetas como pagar con tasa cero intereses, así como aplicar los puntos acumulados en la tarjeta por compras anteriores, destaca el director de Finanzas con Propósito.

Precisamente, para usar la tarjeta con astucia Angulo de Finanzas con Propósito y el Ministerio de Economía, Industria y Comercio ofrecen los siguientes consejos:

  1. Llevar un control estricto de los comprobantes que firma cada vez que usa la tarjeta.
  2. Verificar que el monto del tiquete de compra coincida con la factura.
  3. Si se tienen ahorros, pagar con ellos los saldos de la tarjeta aun si los intereses son bajos.
  4. Aprovechar los beneficios que ofrece el plástico como descuentos o pago de saldo con los puntos acumulados.
  5. Revisar cada mes el estado de cuenta. Esto te permitirá confirmar que no ha sido víctima de fraude y que le cargaron los montos correctos a la tarjeta. Además, podrá conocer el límite de crédito y la fecha de pago de contado e intereses, entre otros aspectos.
  6. Procurar devolver la totalidad del monto de la compra en los siguientes dos o tres meses.
  7. Evitar usar la tarjeta para pagar lo adeudado en otra.
  8. Un error común es aplazar demasiado los pagos de contado o mínimos. Esto evitará penalizaciones o intereses moratorios.

Sino es posible cancelar la totalidad de la compra se recomienda al menos depositar al mes un valor superior al monto mínimo.